Dime cómo piensas y te diré cómo te sientes | 5 Tips para una vida emocional saludable

Compartido

Muchas veces nos encontramos en momentos emocionales “complicados”, donde persiste una sensación de malestar. Digamos que es natural atravesar por momentos de cierta “incomodidad emocional” donde nos sentimos tristes, decaídos, molestos o hasta deprimidos. Pero en vista de que estas emociones son tan desagradables y generan toxinas en nuestro organismo (productoras de problemas de la salud tales como: ataques cardiacos, complicaciones estomacales, cáncer entre muchos otros…) es importante que manejemos con más consciencia la forma en que se generan estas sensaciones y cómo las experimentamos.

 

Todos los productos que la mente puede generar (actividades racionales, fantasías y abstracciones de la imaginación) todo lo que sea de naturaleza mental constituye el pensamiento, y este está contenido en el cerebro, órgano encargado de regular las funciones psicológicas y de interpretar los impulsos generados por el contacto con nuestro entorno, contiene los centros nerviosos para el pensamiento, la personalidad, los sentidos y el movimiento voluntario.

 

Cuando experimentamos de manera persistente emociones desagradables, es porque estamos en una mala función del pensamiento (como a mí me gusta llamarlo) o siendo víctimas de nuestros pensamientos negativos. estos pensamientos se producen por los estímulos del exterior, las malas experiencias, el incumplimiento de nuestras expectativas, nuestras creencias e introyectos, entre otros.

 

Las situaciones difíciles estarán presentes en el día a día y no pretendo hacer caso omiso a los problemas que ameritan de nuestra responsabilidad para ser solucionados; pero si promuevo convivir con todo ese caos de una manera consciente y sana.

 

Es importante entender que nuestro cerebro se nutre de los alimentos que ingerimos, de la música que escuchamos, de los libros que leemos; todo esto dictamina lo que pensamos y sobre todo ¡cómo lo pensamos! La manera exacta en que cada individuo interpreta las distintas situaciones de la vida, influye en las emociones y el comportamiento. Pensamiento – Emoción – Conducta es el círculo que está detrás de cada estado en el que nos encontramos; por lo tanto, pensamientos negativos generan emociones negativas y conductas destructivas, así como los pensamientos positivos generan emociones positivas y conllevan conductas constructivas.

 

Tú tienes el poder de cambiar tu forma de pensar y en feliz consecuencia generar mayor bienestar emocional. A continuación, te comparto algunos tips que te pueden ayudar a iniciar el constante trabajo de mejorar tu funcionamiento cognitivo y sentirte bien.

 

1. COME SALUDABLE: Una alimentación balanceada es esencial para mantener una vida sana. los alimentos que contienen vitamina B, C y E, Omega 3 y antioxidantes, estimulan el rendimiento cerebral y la producción de neurotransmisores, los responsables de pasar la información de una neurona a la otra. Es recomendable incluir en tu dieta: frutos secos, pescado, aceite de oliva, chocolate amargo y vegetales verdes.

 

 

2. VIVE EN EL TIEMPO PRESENTE: La mayoría de las personas que sufren de ansiedad, tristeza y depresión, son aquellas que viven en el pasado o en el futuro y les cuesta mucho vivir el tiempo presente. En el pasado hay tristeza, decepción, frustración por no poder cambiar lo que ya pasó y en el futuro hay una gran incertidumbre. Mientras que en el presente hay una gama de posibilidades, decisiones que tomar, proyectos que emprender ¡en el presente hay vida y dinamismo! Así que cuando te veas pululando fuera del presente, ¡lanza un cable a tierra! vive aquí y ahora.

 

 

3. APRENDE COSAS NUEVAS: La lectura y el nuevo aprendizaje traen consigo un montón de beneficios: te hace más culto, incrementa tu conocimiento, te da nuevas herramientas, empodera y genera bienestar emocional. NO HAY EXCUSAS, compra un libro o descárgalo en pdf, lee revistas, ve tutoriales, emprende un proyecto manual, asiste a centros de arte (la admiración de la belleza también genera bienestar), prueba cosas nuevas. Desarrolla más habilidades, no te quedes con lo que tienes, el conformismo es el principal indicio de la muerte…

 

 

4. ESCUCHA MÚSICA: Esta es una práctica y económica manera de mejorar tus habilidades cognitivas, puedes oír música clásica, jazz, bossa nova o la de tu preferencia, lo cierto es que la música moviliza aspectos positivos de nuestro cerebro, mejora el ánimo y genera un espacio armónico para el bienestar.

 

 

5. SE POSITIVO: Relájate, recuerda que todo tiene un sentido en la vida, aun aquellas cosas que nos parecen malas e injustas pasan por algo. Sustituye los pensamientos negativos por unos más positivos. Ten ideas que te generen paz y aférrate a ellas, busca un propósito y trabaja en él (las personas que se suman a una causa o hacen voluntariado son más propensas a mantenerse motivados). Incursiona en la meditación, es una tremenda herramienta de trabajo mental y espiritual y sobre todo respira que todo va a salir bien.

 

 

Nada es tan difícil como para no intentarlo.

Juan Carlos Viera

 

¡Sígueme en mi perfil oficial de MOOVZ, la red social LGBT!