¿Me acosté con un famoso?

Compartido

 

Siempre que conoces a un reportero gay y de espectáculos lo cuestionas diciendo: ¿a qué famoso te has echado? ¿Qué actor es gay, eh?  Es tanto el morbo que incluso hasta fantaseas a tu crush cogiendo con ese reportero #OhMyDog


Pero se acabó ese enigma y se los revelaré, pues hoy ando tan de buenas con mis Mooverz, que empezaré contándoles esta anécdota muy a la Grette Duran con Maluma en Cancún, sólo que yo no revelaré su nombre, para evitar ese tipo de escándalos masivos y entrevistas al por mayor #InventadaMil

Maluma

Corría el año del 2006 cuando tuve la oportunidad de entrevistar para un periódico, a este joven actor y cantante quien fungiría como jurado en un evento en Hermosillo, Sonora (para los que no saben, soy de allá), en fin, la  cita fue en un hotel de aquella ciudad calurosa, pues eran ya las  doce del día y el clima estaba infernal, pero yo iba con la comitiva de entrevistar a este guapetón, que incluso tenía rato de haberse desintegrado de un grupo muy famoso.  

Pregunté en el lobby y me dijeron que pasara a su habitación, pues el muchacho estaba alistándose para irse a comer y después irse al lugar del evento.

Muy obediente subí al elevador, toqué el timbre de su cuarto, y él con una sonrisota ¡me abrió! no, no como yo quería… aún #Lol

Me saludó muy amable y comencé con la entrevista, el tiempo corría y él hizo hincapié que se tendría que comenzar a alistar, porque el tiempo lo comía, lo que implicó que comenzó a quitarse la camisa, para así dejar al descubierto sus cuadritos en el abdomen. En verdad, ese momento se volvió tan incómodo, que yo no sabía si seguir cuestionándolo o decirle… ¿me voy?

Aaron Díaz

Creo que no, aún no podía irme, porque mi entrevista no había terminado, pero este hombre se empezó a poner más cachondo, pues al haberse quitado la camisa, se quedó con el pantalón entreabierto e hizo una cara pícara al entrar al baño. No sé de qué trataba esto, porque romper esa línea entre reportero y entrevistado es una línea muy delgada y no quería pasar un momento incómodo al cruzar ese límite.

 

Sé que muchos me tacharan de ingenuo, iluso o hasta tonto, pero yo no quise saber qué había más allá de esa indirecta y me quedé sentado en la cama, donde hacía mi entrevista, mientras él se arreglaba el cabello en el espejo del baño, sin camisa y con el pantalón entreabierto diciéndome : ábreme #DeInfarto
Oportunidades pocas, y ésta yo la desaproveché y me quedé con buen sabor de boca, y no el que ustedes piensan;  en este mundo de la farándula, no pasa todo eso que ustedes piensan, que con cada entrevistado uno puede tener sexo, porque a pesar de que a Myrka De Llanos le funcionó con Luis Miguel, los famosos siempre se ponen esa careta de buena onda o ponen un límite para no invadir su intimidad, aunque cuando hay química, ni las cámaras y grabadoras importan #VayaVaya

Ricky Martin

 

Sígueme en Moovz, la red social LGBT.