El amor SI tiene edad

Compartido

Siempre nos han dicho que el amor no tiene edad, pero no nos engañemos, si que la tiene. El amor tiene la edad que el que ama tiene.

Cambiamos con los años, y cuando uno tiene seis o siete años, uno tiene un amor incondicional, dependiente, muy profundo hacia lo familiar, y muy confiado.

En la adolescencia adoramos las figuras que rompen con lo que conocemos, que nos estimulan, que refuerzan nuestra propia visión del mundo y de la vida. Es cuando nos empezamos a llevar los primeros palos.

Entramos en los veinte y nos parece que hemos llegado a la madurez, ya no queremos cosa de niños, ni juegos, buscamos un ideal de estabilidad y personas con las que forjar un futuro prometedor, sin fin, eterno.

Nos acercamos a los treinta y comprobamos que lo eterno no es tan eterno… hemos descubierto que nada es blanco ni negro, que las personas cambiamos, que algunos detestamos la estabilidad y la rutina.

De camino a los cuarenta pasan a un primer plano la familia, el bienestar propio, y el tiempo para uno mismo y los seres que importan, tanto si se tiene una pareja estable, como si no es el caso, se empieza a valorar la calidad de la compañía y no la cantidad.

En los cincuenta los sentimientos son tan maduros que casi cuesta comprender como a los quince años nos dejábamos llevar por ese casi delincuente de pantalones vaqueros rotos y pelo cortado de manera estrambótica, que nos producía esas mariposas en el estómago.

En los sesenta, y adelante el sexo aún tiene su existencia, aunque los demás prefieran pensar que no. Y el amor tiene un toque de sabiduría que deja a medio gas las reflexiones de los treinta años. Todo se ve desde una manera tan clara…

Y, la clave de todo esto, es que la edad mental no tiene porque ir relacionada con la edad que marquen nuestros años. Que una persona con diecisiete años ya puede tener su mente muy clara y prefiere buscar alguien de cuarenta, de vida relajada… Que alguien de cincuenta lleva toda su vida buscando, en los ojos de sus parejas, la chispa de la vida, esa que releja en la mirada la continua búsqueda de la esencia de la vida, y esto casi siempre está presente en las personas que rondan los “veintipico” años.

Que personas de la misma edad pueden tener ideas de la vida muy distantes, aunque por fuera parezca que son similares.

Porque el amor SI tiene edad: existe amor inocente, amor adolescente, amor joven, amor estable, amor maduro, amor sabio, y una infinidad de ellos, y sin embargo, los amantes NO entienden de edades…

Queridos y queridas amantes, dejaos fluir, y descubrid en que edad amorosa os encontráis. Experimentad…  creced y rejuveneced de nuevo…. ¡Cambiad de edad!

 

Sígueme en mi cuenta de 👉 Moovz.

 

También escribí —>  Como Ñiños; la Diversión y el Descubrimiento No Tienen Precio