Como Ñiños; la Diversión y el Descubrimiento No Tienen Precio

Compartido

Diálogo entre un Niño de cuatro años y una persona Adulta en un parque de juegos:

N: ¡Anda, un charco!

A: ¡Aléjate, que te manchas la ropa!

N: Peroooo, ¡es divertido saltar dentro!

A: Si te manchas tendremos que regresar a casa.

N: ¿por qué?

A: La gente te va a ver sucio.

N: ¿Y que?

A: Van a pensar que tus padres no te cuidan.

N: Pero si tú estás conmigo, nada malo me va a pasar.

A: La gente va a pensar que no te estoy dando una educación correcta.

N: Pero soy un niño de cuatro años, lo que tengo que aprender es a mover mi cuerpo, descubrir el mundo, la limpieza, la suciedad, la humedad, el frio, el calor, las texturas, la emoción.

A: No es momento de discutir, tengo muchas cosas que hacer y no me sobra para andar limpiando ropa sucia sin necesidad……

 

¡Cuántas veces nos ha apetecido saltar en los charcos como niños! Y no lo hemos hecho por no parecer locos, por no enfrentarnos al que dirán, por no ser juzgados y señalados.

Deberíamos reflexionar si merece la pena dejar de ser felices y hacer cosas divertidas, sanas e interesantes sólo por no enfrentarnos al que dirán de nuestros seres cercanos e incluso de personas cuya opinión en realidad no nos importa nada; pero ahí seguimos, resistiéndonos.

¿Que mensaje queremos mandar a los niños que nos rodean? ¿Que sean cobardes? ¿Qué no vivan una vida plena si eso implica ser señalados?

¿Esos son los mensajes que queremos mandarnos a nosotros mismos? O queremos decirnos que la vida es sólo esta que estamos viviendo, que la opinión de los demás no tiene la fuerza para influir en nuestras decisiones, que, para entender el mundo, quererlo y respetarlo, con su naturaleza y sus habitantes, hay que experimentarlo tanto como sea posible, olerlo, tocarlo, oírlo, saborearlo…

Que la ropa puede lavarse una y otra vez, incluso comprar nueva y tirar la vieja… pero que la diversión y el descubrimiento no tienen precio.

 

Sígueme en mi cuenta de 👉 Moovz

 

También escribí —>  El sol siempre está ahí

 

Photo by Annie Spratt on Unsplash