#Empatía: Aceptando la preferencia sexual de un ser querido

Compartido

Según el diccionario de la lengua española, la empatía es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

En muchos casos nos es difícil a algunas personas aceptar la preferencia sexual de un ser querido, en este caso mi hijo, un amigo, un compañero de trabajo, estudios, etc. Entonces cómo empatizamos en esta situación. 

La empatía también es una elección, y para empatizar con otra persona tengo que conectarme con mi interior que reconoce este sentimiento, no necesariamente por haber vivido las mismas circunstancias, pero si el mismo sentir.

Lo importante aquí es ser honesto con uno mismo sobre el sentir interior propio, porque generalmente para los que somos heterosexuales que hemos crecido con tabúes acerca de la homosexualidad, empatizar hacia una persona gay no se es tan fácil; ya sea porque da miedo cambiar nuestra forma de pensar, por no querer salir de esa zona de confort, por orgullo y egoísmo, así como por las creencias y costumbres que se practican no facilitan el poder empatizar con el ser amado y bueno aquí podemos seguir y seguir.

Generalmente son las situaciones difíciles y dolorosas las que empujan a una persona a que voluntariamente tome la decisión de trabajar dentro de sí, de ampliar conocimientos para poder comprender y que esa empatía se desarrolle con mayor facilidad.

A algunas personas les es más fácil el proceso porque se dejan guiar por el corazón, pero para los que tendemos a ser muy racionales el camino puede ser más empedrado. Es por eso que es importante conocerse para saber de que pata cojea uno y sobre esto trabajar.  Poco a poco si es nuestro deseo genuino podemos ir adquiriendo herramientas para echar ese clavado interno, y en un equilibrio entre corazón y razón aceptar y empatizar con ese ser amado. Recordemos que sólo tenemos esta vida para hacerlo, porque otra no estoy segura si exista.

 

Ma. Isabel Gavaldá