Enamorarme o Relacionarme he ahí el Dilema

Compartido

Los seres humanos hemos tenido que lidiar históricamente con nuestras creencias, desde que somos muy chicos se nos imponen ideas y pensamientos, además somos estimulados por una cantidad infinita de información (la cultura, las enseñanzas de nuestros padres y familiares, la publicidad, la televisión, la música y pare usted de contar) Todo esto pasa a formar parte de nuestro sistema de creencias; que según sea el caso, podría convertirnos en personas con experiencias de vida constructivas o destructivas. Pero, como este tema es bastante extenso; hoy solo comentare como estas creencias influyen negativamente en nuestra manera de relacionarnos románticamente hablando.

De niños se nos programó o se nos condicionó a actuar de una forma muy específica. Los niños se visten de azul, las niñas de rosa, lo varones no juegan con carrito, las niñas deben jugar con muñecas que les dice mamá y con ollas y cocinitas. ¿Qué terrible esto verdad?

Está programación también trae consigo una limitante intrínseca, que muchos no logran superar aún con el paso de los años. TIENES QUE CONSEGUIR UNA BUENA PAREJA PARA CASARTE Y TENER HIJOS. Todo esto aupado por el cuento de la princesa y el príncipe azul, el hombre rico la chica pobre, etc etc… esto nos ha convertido en seres totalmente incapaces de relacionarnos de manera sana. Ya que nos encontramos en la búsqueda de un estereotipo que no es real y que no se adapta a nuestras necesidades. Mucho menos si eres una persona no heteronormada.

 

Toda esta información basura, ha hecho casi imposible que tomemos decisiones acertadas a la hora de enamorarnos, ya que, inconscientemente vamos por el mundo buscando nuestro cuento de hadas, poniéndole estampa de príncipe o princesa a la primera persona que nos hable bonito y entablando relaciones nocivas, fugaces, innecesariamente intensas y en infeliz consecuencia dolorosas.

La gran mayoría de las personas, buscan relaciones que produzcan gratificaciones instantáneas, pero con ninguna base lógica, real o coherente. La cultura nos ha hecho creer en el amor a primera vista, por siempre y para siempre y si no es así no es amor. GRAVE ERROR. Nos hemos estado enamorando y desenamorando de la peor manera posible. Y por ello llevamos un corazón constantemente lastimado a todas nuestras relaciones, cargados de una profunda insatisfacción que nos lleva a tapar el vacío interno con comida, droga, sexo, o cualquier otro tipo de adicción existente en el amplio espectro humano.

El problema radica principalmente en que nos enamoramos sin razón ni sentido; pero eso sí  ¡tal como no los enseño la sociedad! Ejemplo: Le ves en la salida del cine, te gustó, le amaste desde el primer instante, le conquistaste, le juraste amor eterno, te juró amor eterno, le llevaste pasionalmente a la cama, le solicitaste inmediatamente que fuese tú pareja, y con el paso de muy poco tiempo, te das cuenta de que la relación no era lo que esperabas… llevándote una gran desilusión. y de esto se desprende una cantidad estúpida de situaciones dañinas.

 

No hay fórmulas mágicas para tener buenas relaciones… pero: te aseguro que, como lo hemos manejado hasta ahora está muy mal. No existe el amor de cuento de hadas; no tienes que repetir las historias amorosas de tus familiares ya que tampoco han sido los mejores ejemplos a seguir (en su mayoría) y en vista de que como personas sexodiversas no contamos con referencias muy claras sobre la manera de amar y relacionarse, ya que ha sido o es un tema más vinculado con lucha que con el amor en sí; yo me atrevería a recomendarte que busques tu propia forma de amar.

¿Cómo sería esto? Tal como suena BUSCA TU PROPIA FORMA DE AMAR. Para eso, tendrías que comenzar por abandonar todas las ideas locas que te metieron en la cabeza desde que eras muy chicx. Entendiendo que el verdadero amor habita siempre en ti y que estarías dispuesto a compartirlo con alguien más, y recordando que: ENAMORARTE PARA LUEGO RELACIONARTE es la fórmula incorrecta. ¿Qué tal si pruebas RELACIONARTE PARA LUEGO ENAMORARTE?

 

Tómalo con calma, primero debes elegir conscientemente a una persona, conócela (pero conócela de verdad) sean amigos, date tiempo para compartir, ¡salgan! ve al cine, cena, ten sexo, y luego de un tiempo prudencial si consideras que esta persona cubre algunas expectativas podrías permitirte enamorarte, lanzarte boca a la relación ¡entregarlo todo! ¿Cómo te suena la idea?

 

Recuerda que: La pareja se elige y el amor se construye.

Nada es tan difícil como par ano intentarlo ¿No crees?

 

Por Juan Carlos Viera