Esperas, Sueños y Algo Más #CosasDeChicas

Compartido

Esperando, Así estamos la mayor parte del tiempo… Esperando.

Estamos esperando impacientes…

Con la espera desesperada, pero esperanzados…

Estamos esclavizados, con la mirada fija hacia el futuro,

Con la cabeza llena de extrañas ideas y falsas realidades…

Viviendo la vida en base a nuestras fantasías…

Creando mundos “perfectos”, pero paralelos…

Ideales pero utópicos… coloridos pero imaginarios…

 

 

Y así vamos pasando, así vivimos…

Aferrados… Ensimismados… Retraídos… Distraídos…

Con la esperanza de encontrar aquello que andamos buscamos en nuestra cabeza,

Entre nuestro mundo consciente y nuestra razón,

Entre lo que siente el corazón y donde se alberga nuestro dolor…

Así andamos… Buscando ese “no sé qué” que le “falta” a nuestra vida…

Como si fuésemos seres incompletos…

Como si fuese el aire el que se nos estuviese agotando. ..

 

 

Caminamos como deambulando, casi moribundos,

Buscando el “antídoto” para “curar” nuestras dolencias,

Para callar nuestros silencios,  para ahogar nuestras pasiones,

Para asesinar nuestros sueños y mutilar nuestros deseos…

Así vamos, con tanto fervor y con tanta insistencia…

Así vamos caminando, con un costal lleno de verdades,

Que al final del día terminan siendo mentiras…

Como ecos que resuenan en el universo,

En cada esquina, en cada esquina…

 

 

Sigamos esperando, sigamos imaginando, sigamos dormidos…

Sumergidos en los brazos de Morfeo,

Porque el mundo de afuera resulta ser “más feo” comparado con nuestros sueños…

Por eso, sigamos durmiendo… Sigamos soñando…

Como si soñando pudiésemos saciar todos nuestros instintos…

Como si soñando pudiésemos mitigar nuestros dolores…

Como si soñando pudiésemos quitar de nuestra piel desnuda,

Todas las cicatrices que llevamos en el corazón…

Como si soñando de pronto todo, como por arte de magia desapareciera

Y en lugar de amargura, la vida te premie con una paleta…

Soñemos, soñemos y  tal vez…

Quizá algún día podamos despertar viviendo lo que a diario soñamos…

 

 

By Vero Gil