Gaymers & Amigeeks: Frozen

Compartido

Ami-geeks míos, espero que estén teniendo un día bien bonito.

 

Yo estoy contento porque decidí compartirles algo distinto. En ocasiones anteriores les he hablado de personajes específicos, pero esta vez me gustaría hablarles de algo mucho más grande. El tema de hoy será Frozen, la película de Disney.

 

Sé que así como así, la película no tiene nada de gay, pero si la analizamos bien, seguro verán cosas que antes no (y ojo, no son cosas que yo me esté inventando, sino que ya fueron confirmadas por los creadores).

 

De entrada, toquemos el punto “Elsa”, la princesa mayor de esta aventura. Es una chica que es diferente, tiene poderes mágicos (puede crear hielo y nieve). Ella, en algún punto, se mantiene recluida y aislada en su habitación hasta que es mayor y es entonces cuando huye para “poder ser libre”.

Esto es una referencia de lo que siente y vive una chica que es lesbiana. Cuando es pequeña, siente que está sola, se separa del mundo y mantiene en secreto su verdadero yo. Cuando es grande, prefiere irse de su casa para estar sola y ser libre, ser quien es verdad es sin temor al qué dirán.

Los creadores de esta película ya confirmaron que Elsa es la primera princesa lesbiana en Disney (no abiertamente, para no hacerlo más controversial y para que fuera aún más aceptada).

 

Esta es la película en la que aparece la primera pareja abiertamente gay (aunque es muy pequeña la aparición, por lo que casi nadie se percata de ello).

Cuando Anna llega a una cabañita en medio de la nada, le atiende un señor que le ofrece pasar al sauna, de donde se asoman otro señor y unos pequeños. En cuanto esto pasa, el que se encuentra afuera saluda y dice “hola, familia”, es decir, son una familia homoparental.

 

Y bien, no podíamos olvidar a Olaf, un encantador muñeco de nieve que nada más está en la historia para hacer reír y lucir divino. Hace la función de mejor amigo aunque su carácter y personalidad son muy suaves, supongo que a todos nos pasó por la cabeza que es muy gay, lo que es interesante, porque en películas anteriores de Disney, los personajes que tienen rasgos homosexuales eran villanos como Scar, Jafar, Úrsula (que está basada en Divine, una drag queen), Maléfica (que también es muy draga), etc. Y ahora, el personaje gay pasó a ser el confidente, el que siempre te apoya, un nuevo miembro de la familia (con esto, Disney dio un paso inmenso, avanzó muchísimo en cuestiones incluyentes y “tolerantes”).

 

¿Ven? Por eso quise hablarles de esta película en general y no sólo de Elsa u Olaf en específico. Esta es una película que rompe por completo con todo lo que hizo Disney por años, desde el “no te puedes enamorar en el segundo 1” y “el amor verdadero también puede ser entre hermanas” hasta “la libertad homosexual y la aceptación”.

 

Por esto y más es una de mis películas de Disney favoritas.

 

¡Sigue mi peril de MOOVZ!