Niño de 8 años torturado y asesinado por sus padres por creerlo homosexual

Compartido

Su nombre es Gabriel Fernández, o “Gabrielito” como algunos le decían, un niño de 8 años que vivía en California y quien víctima de tortura hasta la muerte por el simple hecho de “parecer homosexual”.

La historia comienza cuando la madre de Gabriel, Pearl Fernández (34) se hace novia de Isauro Aguirre (37), un hombre sumamente homofóbico quien desde  el principio mostró rechazo hacia el niño por tener una conducta femenina; razón por la cual lo golpeaban (incluso con un bate de béisbol), lo humillaban (haciéndolo vestir de niña, haciéndole comer su propio vómito, heces de gato y disparándole balas de salva, etc.)  y  abusaban de él (quemándole el cuerpo con cigarrillos, haciéndolo dormir amarrado y metiéndole calcetines en la boca para ahogarlo). Al final, después de un año  de torturas y malos tratos, el niño perdió la vida.

 

 

Isauro comentó al fiscal quien lleva el caso que para él,  ser gay estaba mal y que esa era la razón por la cual le pegaba pero que su intención jamás fue matarlo…

Lo cierto es que no hay justificación alguna para hacerle algo así a ningún ser humano y desde mi punto de vista, mucho menos si es un niño, y menos aún si es por que el niño es o parece ser homosexual; razón por la cual estos individuos justifican sus atrocidades ante la justicia.

La madre está enfrentando cargos por asesinato y el padrastro podría enfrentar la pena de muerte por actos de abuso indescriptible en contra del niño según fuentes del New York Daily News. Esperamos de todo corazón que se le haga justicia a Gabriel Fernández.

Este caso de homofobia no es el único, esta semana también nos hemos enterado del asesinato del cantante gay ruso Zelimkhan Bakaev, en Chechenia.

 

Recuerda que siempre puedes unirte al actvismo en contra de la homofobia deentro de Moovz en #Lgbtrights, un espacio seguro para la comunidad LGBT.