Gaymers & Amigeeks: Timón y Pumba

Compartido

Amigeeks, ¿cómo andan? Qué encanto tenerlos por acá una ocasión más.

Estuve pensando qué contarles esta vez y no fue difícil elegir el tema, ya que está muy de moda: Las familias homoparentales y la adopción, claro visto desde la perspectiva geek. Y es que, al parecer, conocemos una familia así desde hace muchos muchos años y no lo habíamos notado o hecho consciente.

Timón y Pumba, de El Rey León, es una pareja muy simpática (que hace la función de Horacio, en Hamlet, como ya les había comentado en un dato curioso geek que publiqué en mi cuenta de Moovz, ya que El Rey León está basado en Hamlet, así como El rey León 2 en Romeo y Julieta, ambas historias de Shakespeare) formada por dos machos que viven juntos y que adoptan un pequeño que no tiene hogar ni rumbo.

Ellos lo alimentan, le enseñan buenas costumbres (o no tan buenas), lo educan y lo forman como adulto hasta que él tiene que ser responsable y tomar sus propias decisiones (como derrotar a Scar para salvar a toda su familia y al reino en general).

Si bien, Timón y Pumba, no es una pareja gay como tal (ya que aún no está confirmado y eso que estoy omitiendo la parte en que Timón se disfraza de bailarina de hawaiano), pero ellos representan perfectamente lo que sucede hoy en día y que es tan criticado por unos y peleado por otros: la posibilidad de vivir con otro hombre y criar a un pequeño como si fuera suyo.

Lo más lindo de todo esto es la frase Hakuna Matata, que como bien dice la canción “no hay nada que temer, sin preocuparse es como hay que vivir”. El lema de estos personajes sumado a su estilo de vida y a la adopción del pequeño Simba, nos dice que todos deberíamos vivir en paz y dejar vivir en paz los demás, ocuparnos de nuestros asuntos, no de los del resto y más allá de esto, que no importa el qué dirán o si lo ven bien o mal, hay que disfrutar de la vida y de cada instante, así se sea gay, hijo de padre gay, hijo adoptivo de una pareja homoparental o un jabalí apestoso.

Esta peli refuerza muchísimo esa despreocupación de cuando la gente nos mal mira y el apoyo de algunas personas hacia la familia en todas sus formas, desde la clásica y convencional, hasta la más rara y diversa (formada por un suricata, un jabalí y un león), porque bien dice la frase popular que la familia también es la que se escoge.

Yo no planeo adoptar niños, no me veo siendo papá, pero apoyo que las parejas gay puedan hacerlo, ya que hay muchísimos niños sin hogar, sin amor y sin familia que también se los merecen y si hay alguien dispuesto a dárselos, negárselos sería una grosería.

Pues bien, amigeeks, espero que hayan encontrado interesante este artículo sobre Timón y Pumba. Si tienen ideas o sugerencias, no duden en contactarme. Les quiero, nos vemos en la próxima. Les mando un beso o dos.

G. Arnauda.

 

También escribí:  Gaymers & Amigeeks: James de Pokémon