La nula existencia de color en el mundo de la moda: Un elegante viaje entre las tonalidades que invaden la historia

Compartido

 

El color negro no siempre fue el favorito de los diseñadores franceses. Mucho antes de Coco Chanel, los grandes modistas preferían usar colores pasteles y claros para sus creaciones.

María Antonieta y la amante de Luis XV, Madame Pompadour, se convirtieron en grandes influencias para las mujeres de Francia y el mundo, decidiendo desde Versalles lo que la moda dictaría en la era Rococó.

Sofia Coppola mostró en su versión de “Marie Antoinette”, a Madame du Barry -otra de las concubinas del entonces Rey-  como una clara aficionada de los colores oscuros, pero el vestuario estaba un poco alejado de la realidad. Du Barry también disfrutaba los coloridos atuendos de la época, aunque siempre incluía algunos detalles neutros.

La moda francesa fue evolucionando con el paso de los años; los diseñadores eliminaron los corsés, cambiaron los colores y le dieron un giro total a las siluetas femeninas. Coco Chanel oficializó la ausencia de color en sus creaciones, y después llegaron otros diseñadores que estaban de acuerdo con este movimiento.

Yves Saint Laurent  (YSL) fue otro modista que abrazó la combinación de blanco y negro, tanto en su logo como en sus diseños, que se convirtieron en sinónimos de sofisticación por las notas andróginas y su estilo minimalista.

El pequeño vestido negro de Chanel y el smoking de YSL, son sólo un par de ejemplos que nos llevan a deducir que la simplicidad en diseño y color, son una de las mejores opciones para crear una historia icónica.  

El ex diseñador de YSL, Hedi Slimane, también nos mostró durante sus 4 años al frente de la firma, que la tonalidad oscura de la que hablamos, es uno de los recursos más válidos a la hora de crear una colección, inyectando una onda rockera a cada uno de sus looks en pasarela.

Blanco y negro, una combinación presente en las colecciones de Tom Ford, Fendi, Marc Jacobs y una lista interminable de varios genios visionarios.

El universo de la moda se ve plagado de nuevas tendencias fosforescentes y diseños estrafalarios, pero los clásicos vivirán por siempre en los aparadores y en nuestros corazones.

 

Le Smoking.

Fotógrafo: Hedi Slimane.

Modelo: Abbey Lee

 

 

María Antonieta.

Artista: Élisabeth Vigée-Lebrun

 

 

 

Cara Delevingne para YSL.

Fotógrafo: Hedi Slimane.

 

 

Para más contenido relacionado con moda sigue mi perfil en Moovz.