La nueva, la nueva y la EX

Compartido

Dejar “cabos sueltos” con flacas, es más peligroso que cirujano con hipo.

Sino cierras tus historias, prepárate para EL DRAAA-MAAA.

 

El sábado pasado, tuve una… cita, con la linda lequilla del humor particular, mencionada al final del post anterior. Ya sabes, después de la fallida micro-etapa con la heterocuriosa (#NuncaMásCsm) (#YaAprendíPapaLindo).  

Hace mucho que la palabra “cita” no era la indicada para definir mis fugaces acercamientos con el mismo sexo, más bien, me parecía que había perdido el hilo sobre que hacer en una.

(#YaCarajoSinBullying).

___________________________________________________________________________

Claudita Seen Reda, es una chica que conozco hace poco más de un año, practicante (esclava), del área de marketing de la empresa donde trabajo.

Cuando me la presentaron, en una aburrida fiesta social, no me llamó la atención, pero la conversación se hizo rápidamente, tan amena entre ambas (#ParDeLeconesPues), que me dejó pensando que quería saber más de ella.

Esa noche, intercambiamos lo usual, Facebook, Whassap, Twitter, alguna otra red social menos usada y eso fue todo (creo que ambas estábamos en otra).  

Luego nos hemos encontrado a la volada, en diferentes ocasiones, sin tener el tiempo de profundizar algún tema, pero… siempre había “algo”, una miradita, una risita, un coqueteo que jugaba a sonrojarse, que no pasaba de allí, pero que me alegraba el día (me atrevo a decir que le pasaba lo mismo).

Los mejores momentos para encontrármela son las mañanas (si es que me levanto como a las 6:00 a.m.). Ella llega bien tempranito, con su hirviente taza de café de Starbucks (siempre me preocupa que se sancoche la boca, pero me parece sugerente que aguante tanto calor). Lleva siempre consigo, una cartera inmensa (que en un tiempo muy lejano, al parecer había sido gris), y su dulce carita de sueño atrasado. La languidez de gato techero, característica de sus movimientos me parece sexy.

En esos instantes, cuando esboza un insonoro bostezo, seguido de una contagiosa sonrisa, es cuando más la miro.

En este año y pico de conocernos, la había visto algunas veces con una chica, que me presentó por su nombre, pero que “intuí”, era su novia (#PocoMasYMeMuerdeElBulldog), que al saludarme, en vez de darme besito me apretó la mano horrible (#MeDolióPe), sin embargo, había notado, que hace unos tres meses, no veía a su can -perdón- a su novia, rondando por nuestros lares.

El tema de su ex y lo complicada que fue su relación con ella, dio inicio a nuestra conversación matutina la semana pasada, que culminó en una invitación, por parte de ella, de salir y “ver que pasa”.

Me hice la cojuda un par de días (#TipoPasita), y la llamé para decirle que ya sabía a donde iríamos, a manera de un “SI”.

La pasamos tan bien! Había olvidado lo que era hablar horas de horas con alguien, que no tuviera de por medio, la presión del sexo a la primera. Ella no quería impresionarme, me hablaba elocuentemente de cuanta experiencia le pareciera graciosa y me hacía preguntas que se transformaban en temas lejanos y recónditos de mi extraño pasado (pie a que le importa saber quien soy).

Yo, estaba en un tumulto de emociones que desembocaban en un éxtasis intelectual y personal que experimento pocas veces.

Un traguito, otro traguito, otro más pa’l brindis, otro más porque si (#HipHip) y ya estábamos pilas y dispuestas para irnos de fiesta a “La Reina”.  Hablábamos de la “Fiesta María” y del juergón leco, sin precedentes que iba a ser (#TodasSomosMaríaCsm), cuando recibió una llamada que decidió (mirando al celular con un cambio de expresión radical), no contestar.

No pregunté, supuse quien la había llamado, pero yo estaba tan contenta (#TanZampada), que no le tomé importancia, ni a la llamada ni a su carita de desencajada.

                                                      Y… QUÉ CREES?

                                           (#NoDoyUnaPorlaGranFlauta)

                                         (#UnaBañaditaConRudaCreoAh)

                                  (#AhoraDimeQueNoEsKarmaEstaWebaa)

Mientras bailábamos al ritmo apretadito de “Pero que clase e’ rumba, pa pa pa la que yo cogí anoche, que que que, no recuerdo lo que sucedió“, apareció…           TATATATAN… 

                                                   ——–> LA EX 

                                                        (#SiElBulldog)

Se acercó, echando baba por la boca, fuego por la nariz (#AhNoPerdónNoEraDragón) y casi mostrándome los colmillos (#EsoSi), la cogió del brazo y le dijo con voz de Pavarotti (#ÓseaBienMachete), y de estar más zampada que nosotras:

– “Tenemos que hablar Claudia” (#HipHip). 

                                                                   O.o !!!

Claudia me miró con cara de sorpresa, la miró a ella, me volvió a mirar y otra vez a ella, y le dijo:

– “No tenemos nada de que hablar, tú y yo ya no estamos, y jamás, nunca volveremos, ni a ser siquiera amigas, ya te lo he dicho, suéltame por favor”.

Sus palabras fueron las que yo quería escuchar, pero su voz se quebraba al decirlas, su cuerpo entero, cerca al mío, empezó a temblar, y pude percibir entre ambas, una historia que no había llegado a su final.

Me alejé un poco y le dije:

– “Si quieres ir a hablar, ve, no te preocupes”.

La ex, aún la tenía tomada del brazo, pero había cambiado su rostro colérico por uno de súplica, mientras se derretía mirándola.

Me di la vuelta y las dejé allí… hablando.

Horas más tarde, cuando la gente ya se iba (#QueTalPachanga) y quedaba la pista vacía, las vi abrazadas, en la oscuridad de la entrada.

Aunque esa pareciera ser una despedida, hay mucho que curar entre las dos, y el tiempo, a solas, es el mejor remedio. Meterse en un asunto como el de andar con una chica que no ha cerrado el libro, puede ser doloroso, y lo que menos necesito es eso.  

Ya de por si, llevar una relación es difícil, son dos mundos diferentes, encontrándose para hacer uno nuevo, dos individuos, amoldándose a situaciones ajenas compartidas, pendiendo de un sentimiento.

              Para qué carajos quisiera yo complicar aún más ese formato?

                                                            (#Niwebón).

                                                (#PatitasPaQueTeQuiero).

__________________________________________________________________________________

Camino a casa, recibí una llamada que se cortó cuando bajaba por la vía expresa. Al llegar a casa, vi el nombre en el celular y me quedé de una pieza.

Mi ex o algo así, de la que no sabía nada desde hace 7 meses, estaba tratando de comunicarse conmigo. Ella y una historia, que la distancia no cerró muy bien.

Responderé.

 

Si tienes historias similares, cuéntamelas en mi perfil de Moovz, la red social LGBT.