Lástima, Margarita

Compartido

Todavía no llega a la presidencia y Margarita Zavala ya anda diciendo que los temas y derechos de la comunidad LGBT son algo que «habrá que revisar». En Twitter vi un video en el que dos mujeres lesbianas se presentaron con la aspirante a ser presidenta de México, un país que dentro de todo ha avanzado bastante en temas de inclusión y respeto a los derechos de la comunidad LGBT.

Margarita Zavala estaba dispuesta a tomarse una foto con esta familia homoparental, pero no a aparecer en un video. ¿Por qué? Porque «eso sí es distinto». Y yo me pregunto: ¿por qué es distinto? Queda claro que la aspirante no quería aparecer en el video porque todos sabemos su postura: no es alguien interesada en velar por personas de la comunidad LGBT, mucho menos alguien que quiera ser asociada con esta.

Margarita Zavala

No es novedad que el PAN es un partido compuesto —en su mayoría— por gente religiosa, mocha, anticuada. Y esto que digo no es con afán de ofender a nadie. Simplemente estoy diciendo una realidad; lo sé muy bien porque muchos miembros de mi familia son panistas y, también, muchos de ellos son (o solían ser) homofóbicos. Crecí escuchando frases como «No seas marica» y cuando salí del clóset la regla o petición era que por favor nadie se enterara porque oh, qué tragedia tener a un gay en la familia.

A pesar de todo esto, a mí me da mucho gusto ser parte de una familia así, porque aunque pensamos y vivimos de forma diferente, la gente que la compone ha tenido que abrir su mente y respetarme. Y no solo a mí: a mis parejas, a mis amigos.

Mi percepción del PAN es la siguiente: un partido que nunca ha propuesto ni hecho nada a favor de la comunidad LGBT. Y aunque Margarita Zavala haya renunciado al partido al que ha pertenecido siempre, todos sabemos que sus valores van acorde con los del PAN.

 

¿Margarita Zavala está lista para ser presidenta de México? 

En ese vídeo que ahora circula en la red, Margarita dejó ver que es una mujer de mente cerrada y anticuada en cuanto a temas que competen a la comunidad LGBT. Este año he visto espectaculares promoviéndola como la siguiente presidente, la primera presidenta de México. En uno hasta preguntaba si estábamos listos para decirles a nuestras niñas que una mujer puede ser presidenta. Sí, yo creo que estamos listos, pero también creo que el género es lo de menos. Quien definitivamente NO está lista para dirigir este país es Margarita. Se nota a leguas en sus discursos, en las respuestas que da al ser entrevistada por la prensa, en actitudes como la que tuvo con Jennifer Aguayo y Nadia Garza.

Si Margarita fuera más inteligente, pudo haber aprovechado esa gran oportunidad que se le presentó. Si ella hubiera accedido a salir en el vídeo con una familia homoparental en lugar de huir de la cámara, en lugar de esconderse, como si le diera pena o vergüenza ser vista o asociada con mujeres y familias así, pudo haber sorprendido a muchos. A mí me sorprendió que renunciara al PAN, por ejemplo. Pero ya vi que proclamarse independiente no es más que una estrategia para hacernos creer que ella no quiere más de lo mismo, más de lo que ofrece el PAN. Pero es mentira. Ella en el fondo sigue siendo una panista más. Siempre lo ha sido.

Margarita pudo haber abierto su mente arcaica y aprovechar ese momento para llamar nuestra atención, para sorprendernos, pero su esencia no se lo permitió. Hasta pudo haber visto que las familias homoparentales no son cosa del diablo. Que son familias, solo que no hay un papá, así como hay familias en las que quienes educan y quieren a los niños son la mamá y la abuela o la mamá y la tía o nada más una mamá o nada más un papá, etcétera. Tipos de familias hay muchos, pero para su mala suerte, Margarita solo cree en la familia «hombre y mujer». Una como la de ella. Todo lo demás, no. Madres solteras, no. Abuelos que fungen como papás, no. Hermanas que fungen como mamás, no. ¡Cuán limitada está!

Espectacular sobre Margarita Zavala

Sé que no soy la única. Sé que mucha gente no quiere a una mujer así como dirigente de su país. Si mis derechos y mi felicidad son cosas que «habrá que revisar», no me queda más que decir: ¡lástima, Margarita! Temo decirte que no estás lista para presidir este país en donde somos muchos quienes no pararemos de luchar contra gente como tú, que cree tener la autoridad de hacernos menos, de tratarnos diferente, de «revisar» nuestros derechos solo por no ser o pensar igual. Ojalá esto te sirva como lección y, al menos como mujer y como ciudadana, te esfuerces en abrir tu mente, en respetar, en no juzgar, en evolucionar.

Sé parte del cambio, Margarita. Sé mejor persona.

Amor es amor, Margarita. Amor es amor.

 

No olvides seguirme en mi perfil oficial de MOOVZ, la red social LGBT más grande.