Marica, pero no “mala”.

Compartido

En España se utiliza mucho la expresión, “ser una marica mala”, a los chicos gays que andan criticando con malicia a otras personas, y juzgando o cuestionando los actos de los demás.

Sobre esto, hay una frase muy interesante de Osho, que dice así: “Nadie puede decir nada sobre ti.  Lo que diga la gente es sobre ellos mismos.”

Porque cuando hablamos más de alguien en realidad lo que estamos haciendo es auto-retratarnos, poner en evidencia el veneno que llevamos dentro. Mostramos a los demás la inseguridad, miedo y su soberbia ¿Es eso lo que quiero para mí y para las personas de mi entorno en esta vida?

La mala crítica es aquella que busca la negatividad, alcanzando, no solo al que la vierte, sino también al que la escucha y a aquella persona de la que se habla y esto acaba generando un ambiente negativo, donde no tiene cabida ni bienestar, ni el respeto ni el crecimiento personal.

El ego es muy poderoso, no dejes que te domine y te haga mirar con superioridad aquello que crees que está mal, actúa siempre desde el respeto a las otras opciones. Te va a aportar mucho más en tu vida ser una persona abierta y sin prejuicios.

Hay críticas que también son útiles y sanas, como la autocrítica, que nos ayuda a mejorar y a evolucionar.

No debemos confundirlo con las charlas distendidas con familiares, amigos, compañeros de trabajo… En estas conversaciones se habla, se comenta, se vierten opiniones, se contrarrestan puntos de vista y se cuentan experiencias propias y de terceras personas.

Esto es necesario, como animales sociales que somos, y nos ayuda a aprender de las acciones de los demás, y con ello, a socializar… Y es muy sano siempre que no caigamos en descalificaciones, juicios morales, y demás pensamientos cargados de negatividad.

Recuerda, ¡vida hay una! No pierdas la oportunidad de hacer cosas nuevas. Hazlo sin que te importe lo que los demás puedan decir. Si hablan, ¡que hablen! Mientras tú estés a gusto con tus decisiones, todas las demás supuestas críticas están de más.

 

Sígueme en mi cuenta oficial de MOOVZ, la red social LGBT más grande.