La moda en la comunidad gay: New York, Los Ángeles, y la CDMX.

Compartido

Sin duda, México es uno de los países donde las personas -sin importar su sexualidad- se producen bastante para asistir a algún club nocturno. Si no me creen, pueden ir a Envy o Guilt, donde seguramente encontrarán algunos perdidos con una playera y jeans, pero en su mayoría, podrán observar hombres con saquito y playera.

En mi experiencia, la moda se lleva de acuerdo al entorno y a tu estilo personal, pero las grandes ciudades de América siempre me sorprenden:

 

Nueva York:

Ciudad donde la escena gay no es tan fabulosa como pensaste que sería. Recuerdo que en los meses que viví en la gran manzana, no frecuenté los spots gays porque no era lo que estaba buscando; hombres guapetones y musculosos con una tank top y bastante adrenalina. Siempre preferí ir a los bares de Brooklyn, que aunque fueran heterosexuales, siempre te encontrabas con gente de todo tipo, y sí; también con hombres gays con muchísimo estilo y una personalidad que se desbordaba.

No podemos esperar llegar a New York y encontrarnos con Carrie Bradshaw en cada esquina, porque no sucederá. La ciudad es rica en razas y estilos, pero hay que saber rascarle para encontrar el lugar adecuado.

Los Ángeles:

En California hay dos estilos de personas principalmente: Los rockish y los playeros. Los primeros visten con el antiguo glamour que impulsó Saint Laurent, pero juntando las nuevas tendencias: barba, lentejuelas, pelo de colores, entre otras cosas. Los beach boys, por su parte, son súper relajados y,  al igual que en Nueva York y puedes encontrarlos con tank tops y grandes músculos, pero eso sí, siempre con flip flops y bermudas.

Los destinos vintage del estado dorado, particularmente en San Diego o Los Ángeles son sorprendentes por su variedad en conceptos y gente, uno de mis lugares favoritos en Estados Unidos definitivamente.

 

Ciudad de México:

Como ya lo comenté anteriormente, la regla básica son saquitos o camisas, pero en la nueva CDMX, es un hecho que las reglas están hechas para romperse. Con todo tipo de lugares para visitar, la cultura de la moda gay se ha dividido en subculturas, y eso es precisamente lo que más amo de la ciudad.

Puedes ir a un lugar donde los hombres sean clásicos o casuales, incluso a otro spot donde la ropa sea lo que menos importa, porque el mayor porcentaje de los asistentes se quitará la playera, pero la moda en la escena gay mexicana va más allá: Gorras, camisas, mocasines, bombers o pantalones rotos. Encuentras de todo y cada personalidad -ya sea discreta o llamativa- te invita a un descubrir un nuevo mundo.

Siempre he creído que  la moda no debe dividir a la población, al contrario, su deber es crear un argumento diferenciador ¿Ustedes a cuáles lugares han viajado y qué han notado en la moda de los lugares gays?

Pueden dejar sus comentarios en mi perfil de Moovz.

¡Nos leemos pronto con más historias y experiencias!