Nutrición: La obsesión con el peso

Compartido

Una de las preguntas más recurrentes que tengo al ser nutrióloga es, ¿Cuál es mi peso ideal?

Esto me ha hecho darme cuenta de que la gente está obsesionada con los kilos que pesa. Yo atribuyo esto a que durante muchos años se creyó  que las personas tenían que pesar un número “establecido”, en función a la altura. Hoy vengo a explicarles porque eso es una mentira y debemos dejar de lado esa obsesión.  Voy a comenzar diciéndoles que el peso, entendido en kilos, depende de varios factores como son el género, la cantidad y tipo de actividad física, la estatura, la edad, la retención de líquidos , la cantidad de músculo, el peso de los huesos, etc. Estos factores van a determinar el peso de una persona, y aunque pudiera pensarse que es igual para todas, no lo es. Nutricionalmente hablando, existe una forma de saber el peso correcto y es usando el Índice de Masa Corporal, también conocido como IMC, el cual representa la relación que existe entre nuestro peso y nuestra altura. Este índice es utilizado para representar el rango de bajo peso, peso saludable, sobrepeso u obesidad (grados I, II y III)  de una manera sencilla. La fórmula que se usa para determinar nuestro rango y saber dónde nos encontramos es:  

IMC = PESO / (ALTURA)2

Como dije anteriormente, este rango únicamente muestra un factor en el peso, pero la clave está en que una vez conociendo nuestro rango, sepamos el porcentaje de  grasa que tenemos. Entendiendo esto, será más fácil lograr dejar de lado la obsesión por el número que refleja la báscula y trabajar en función de disminuir nuestra grasa corporal y aumentar nuestra musculatura, en vez de sólo enfocarnos en disminuir nuestro peso.

Es importante saber que entre mayor músculo tengamos, más rápido será nuestro metabolismo. Esto implica que quemaremos más grasa con nuestras actividades normales y esto nos llevará a obtener nuestro porcentaje de grasa ideal. Es por ello que realizar actividad física de 3 a 4 días por semana es altamente recomendable.

Un ejemplo de esto son los deportistas de alto rendimiento. Normalmente sus valores de IMC, se encuentran en un grado de obesidad. Si nos quedamos ahí (Obsesión por el peso) tendríamos que ponerlos a todos en una dieta estricta con el fin de mejorar su calidad de vida. Ahora bien, si tomamos el factor de la cantidad de músculo que tienen y sus, normalmente, bajos porcentajes de grasa, vemos que se encuentran en un peso saludable (ya que el “alto” peso de la báscula será básicamente músculo). A continuación les pondré los porcentajes de grasa corporal que debemos tener hombres y mujeres según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para finalizar recuerden: No importa cuánto pesemos, lo importante es la cantidad de grasa que tenemos en nuestro cuerpo.