Orientación sexual: me identifico de otra forma

Compartido

Si ya descargaste la app Moovz habrás notado que a la hora de registrarte te pide que especifiques tu orientación sexual, además de tu género, estado civil, apariencia, entre otras cosas. Quiero escribir sobre esto porque creo que es importante.

 

Información personal

Como en cualquier red social, en Moovz tienes que proporcionar información como tu cumpleaños, el país y la ciudad donde vives, tu estado civil y los idiomas que hablas. Además de esto, también hay que especificar tu orientación sexual. Estas son las opciones que el sistema ofrece después de decir que eres mujer: lesbiana, bisexual, asexual, pansexual, heterosexual o me identifico de otra forma. Yo seleccioné esta última, así que cuando alguien entra a ver mi perfil, en mi orientación sexual dice: «Me identifico de otra forma».

 

¿A qué te refieres con “Me identifico de otra forma”?

El otro día publiqué algo en la app Moovz y me llegó un comentario de una usuaria que me hizo reflexionar. Ella me preguntó: «¿A qué te refieres con “Me identifico de otra forma”?». Mi respuesta fue: «A que yo no soy ni lesbiana, ni bisexual, ni pansexual, ni heterosexual, muchos menos asexual (¡eso jamás!)». Y es que a mí nunca me han gustado las etiquetas.

 

Cuando yo salí del clóset con mi familia les dije que era bisexual. Fue la mejor manera que encontré de describir lo que me pasaba en ese entonces. Cuando le decía a gente gay que yo era bisexual, me decían que más bien era una «lesbiana de clóset». Nunca estuve de acuerdo con eso, porque para mí una mujer lesbiana es una mujer a la que solo le gustan las mujeres; ese tipo de lenchas hechas y derechas que se autodenominan «lencha de pedigree», lo cual significa que es una mujer lesbiana que nunca ha tenido relaciones sexuales con un hombre. Tengo varias amigas que son «lenchas de pedigree» y algunas incluso muestran cierta repulsión a la hora de pensar en tener sexo con un chico. Todo bien con eso, cada quien es libre de sentir lo que quiera.

 

También existen las lesbianas que sí han tenido relaciones sexuales con hombres y que incluso han tenido novios, pero que eventualmente descubrieron/decidieron que les gustan más las chicas. ¿Esto las hace bisexuales a pesar de que ellas se sienten más lesbianas? No lo sé y de todas formas siento que cada quien es libre de sentir lo que quiera. Nadie tiene por qué estar dando tantas explicaciones, mucho menos en cuestiones de orientación sexual.

 

En cuanto a los bisexuales, es bien sabido que a este sector de la comunidad LGBT muchas veces se le discrimina porque, según algunos, son personas indecisas y confundidas que nada más no se definen. Yo no estoy de acuerdo. De entrada, detesto las etiquetas. Odio que alguien quiera encasillarme en una u otra categoría, porque todo cambia todo el tiempo y nada es permanente. He tenido novios y novias, pero tampoco siento que «bisexual» sea la etiqueta con la que quiero describirme. Si un día me gustara una chica trans, ¿entonces qué sería? Supongo que ahí ya no encajaría en la etiqueta «bisexual», sino en la «pansexual», pero tampoco siento que esa palabra sea ideal para describir quién soy.

 

Ni etiquetas ni banderas

El otro día vi que además de la bandera gay, existe la bandera bisexual, la pansexual, la asexual y hasta la heterosexual. Yo no me identifico con ninguna de ellas. En todo caso me identifico con la bandera gay, la del arcoíris, pero siento que no necesito tener una bandera que identifique a mi orientación sexual. Seguramente hay gente que sí es feliz con esas banderas y es muy válido. Insisto: cada quien es libre de sentirse identificado con la bandera que quiera, pero yo no necesito ni etiquetas ni banderas.

 

banderas LGBTCrédito: Paseando por la mente

 

No sé ustedes pero yo prefiero no encasillarme en ninguna categoría porque siento que no encajo en una u otra. Por eso simplemente me identifico de otra forma. ¿Cuál? Eso sí quién sabe. ¡Ja! Así siempre he sido tanto en mis relaciones como en la vida cotidiana, ya sea en el trabajo o con amigos: nunca he sentido que pertenezco 100 % en un grupo u otro. Nunca he pensado que me gusta A o B, porque también hay C, G, K, M, V, Z… Las posibilidades son infinitas, así que mientras viva no pienso limitarme. La orientación sexual de alguien es lo que menos me importa. Ya saben lo que pienso: que viva el amor.