“Querido Diario, tengo miedo de salir del clóset”

Compartido

Aún recuerdo aquellas noches en mi habitación, en donde sola, acompañada únicamente por mi música melancólica y mi coneja de peluche (que tengo desde que mi madre me la regaló cuando tenía 9 años) pasaba las horas atormentada por un miedo que no me dejaba en paz ni in segundo ¡Me había enamorado de mi mejor amiga!

 

¿Qué me está pasando? ¿Estaba enferma? ¿Eso era normal? ¿A todos les pasaba? ¿A quién le iba a decir? Qué dirían mis amigos, la gente ¡Mis papás! ¿Me iban a correr de la casa? ¿Cómo podía curarme de eso?

 

Recuerdo que nunca sentí tanta soledad y vacío como aquella época. Era como si de pronto mi tranquila y rutinaria vida se hubiera volcado oscura, fría y sonara la música de Mozart a todo volumen, todo el tiempo. (Por cierto, ¿sabías que existe un alto índice de asesinos seriales que escuchaban la música clásica, para asesinar a sus víctimas? Es por eso que me atreví a meter en esto a Mozart) ¡Me estaba matando! Me sentía morir e inclusive; llegué a pensar en que la muerte era la única salida de mi despreciable suerte.

 

¡Calma! No te enredaré en esta lectura con puras cosas dramáticas y melancólicas, todo lo que he dicho hasta ahora es para que veas que yo también pasé por lo que quizá tú hoy en día estás pasando (o mejor aún, por lo que pasaste pero ¡ya superaste!) Volvamos  a aquella habitación de esa adolescente de 18 años, que mientras está tirada de panza sobre su cama, escribe en su diario:

 

“Querido diario, no sé qué hacer, no sé con quién hablar, me siento tan sola”

 

Quiero que visualices (no su físico), sino su interior, piensa en lo que ella estaba sintiendo, ¿frío? ¿dolor? ¿tristeza? ¿decepción? ¿culpa? ¿qué siente? ¿qué pasaba por la cabeza de aquella niña que aún no sabía nada de la vida? Que no sabía que lo que estaba siendo era normal, que además era de lo más común, algo que nos pasa a todos: Le había llegado el amor a su puerta. Ella no estaba preparada, nadie le advirtió que el amor no siempre viene con la etiqueta “hombre y mujer”, no siempre viene envuelto con una cintilla que diga “y vivieron heterosexuales para siempre”, ni mucho menos en una caja con la leyenda escrita en ella que diga “tú podrás salir adelante de esto, todo está bien, eres normal y también lo que estás sintiendo, sé feliz”.

 

Así que hoy antes de irme quiero decirte algo: Si yo pudiera cumplir un deseo mágico esta noche, me convertiría en esa caja, con interior acojinado y con la leyenda escrita en ella “Todo va a estar bien, confía”.

 

Y te lo digo yo, aquella chica que lloraba sola en su habitación, consumida por el miedo y la opresión, quien es hoy la creadora y voz de la de guía en video de orientación sexual más importante de habla hispana, Liberty Colors. ¡Así es! Quién iba a decir que años después estaría yo subiendo videos a Youtube hablando sobre lo que ser bisexual (LGBT) significa, que iba a poder sentirme tan libre, tan feliz de ser quien soy y que con experiencia de vida podría ayudar a otros a saber que todo estará bien, que todo pasa (tanto lo bueno, como lo malo, terminan) y poder ser ese cobijo para un nuevo chico que esta noche esté solo en su habitación, tirado de panza sobre su cama, con los pensamientos hechos nudo y escribiendo “Querido diario, tengo miedo de salir del clóset”.

 

Te abrazo desde aquí.

 

@Lily_Alvel

LGBT Coach & Life Coach

 

Facebook

Instagram

Youtube