Racismo o nostalgia: ¿Por qué todos se quejan de la nueva Sirenita?

Compartido

Disney tiene años filmando sus clásicos con actores reales, y en algunas ocasiones, han tomado decisiones que no imaginamos; como cuando al final de Maléfica, la emperatriz de mal le da un beso en la frente a Aurora, y la dulce doncella decide despertar del largo sueño que adquirió por un embrujo.

Las películas de Disney siempre han sido un gran tema de debate en las redes sociales, y lo que acaba de pasar, se está saliendo de control. Es cierto que los castings de Disney siempre han sido parecidos a lo que alguna vez vimos en sus películas originales, aunque muchos directores como Tim Burton -que estuvo detrás de Dumbo– deciden cambiar la trama, pero las características de los personajes principales se quedan tal como están.

El anuncio de hoy se dio mientras las redes sociales fallaban en el mundo, pero ni esto impidió que las personas se quejaran de que oficialmente, Halle Bailey fue escogida para protagonizar a Ariel en la nueva versión de La Sirenita. La mayoría de las reacciones en redes han sido negativas, pero aún no logro descifrar si es por racismo o nostalgia.

Yo también pensé en La Sirenita y vi a una mujer blanca con cabellos rojizos, e incluso, cuando los rumores del nuevo live action de Disney empezaron a circular, especulé y estaba casi seguro de que Elle Fanning o Emma Watson repetirían como princesas Disney, o me imaginé a Emma Stone transformándose en la princesa del mar.

La decisión de Disney me dio nostalgia por una parte, pero por otra, me alegré de que el panorama esté cambiando para unos como también cambia para nosotros. Siempre que hablan de un James Bond gay o de un superhéroe homosexual, las críticas no dejan de llover, y los miembros de la comunidad LGBT+ nos debemos preguntar ¿por qué no?

Imaginen lo que significará para miles de niñas que Ariel tenga piel oscura, y que no deban esperar hasta que La Princesa y el Sapo tenga su propia película con personajes de carne y hueso. Aunque también entiendo que la situación sería irreverente si fuera al revés; si Mulan no fuera representada por una mujer asiática, o Jazmín no tuviera esos rasgos tan característicos que la hacen especial y hermosa. 

¿Por qué todos se quejan de la nueva Sirenita? Tal vez estamos sorprendidos, pero debemos darle el beneficio de la duda porque una vez más, Disney nos puede sorprender. Vamos a darle un nuevo sí a la inclusión.

¿Racismo o nostalgia? Cuéntame tu opinión en mi cuenta de 👉  MOOVZ, y únete a la comunidad gay más grande del mundo.