REFLEXIÓN: Aprender hasta de las piedras.

Compartido

Hay días en los que parece que no pasa nada nuevo, que se sucede la rutina, y que nos vamos a la cama tal cual nos levantamos de ella, sin haber aprendido nada. Que eso cambie está en nuestra mano. Es sencillo y complicado a la vez. Se trata de observar y escuchar con atención todo lo que nos rodea.

Las personas son una fuente de sabiduría inagotable. Desde el momento en que nos despojamos de prejuicios e ideas preconcebidas, y prestamos atención a cada persona que nos rodea, empezamos a aprender y a crecer.

Tendemos a ignorar a los niños pequeños, aduciendo que les falta experiencia, a nuestros mayores, si damos por hecho que ya están seniles y tiene nublado el sentido, a personas que consideramos de otra clase social por considerar que no han experimentado las cosas que creemos primordiales… y al hacer todo esto, estamos dejando escapar información muy valiosa.

Todas las personas tiene algo de lo que podemos aprender, tanto amigos como enemigos. Ver algo que nos gusta nos enseña cosas del mundo y de nosotros mismos, de la misma manera que ver algo que no nos gusta.

Y ya no sólo de las personas… de las mascotas podemos aprender mucho, de su amor incondicional, de su comportamiento instintivo (del cual conservamos mucho), de su sentido de supervivencia… hay muchos comportamientos que pueden explicarnos como nos comportamos, y eso es clave para conocernos en profundidad.

También es interesante imaginarnos los procesos que suceden en los seres inertes, como las piedras, el agua, los rayos de sol. De ellos también podemos aprender… de sus propiedades, incorporarlas a nuestro día a día. Resistir las embestidas de la vida como las piedras de un acantilado, fluir como el agua entre las situaciones del día a día, sin que ello nos dañe, iluminar nuestra vida y la de los demás con la mejor de nuestras sonrisas, aportando a este mundo positividad y energía.

Aprender es fácil, sobre todo si somos conscientes que cada segundo podemos estar aprendiendo de todo lo que nos rodea.

Sígueme en mi cuenta oficial de MOOVZ, la red social LGBT más grande.