REFLEXIÓN: Bye bye verano, ¡Bienvenido otoño!

Compartido

A las personas que vivimos en el hemisferio norte se nos acaba el verano; ya desde principio de agosto observamos como los días se acortan, la noche llega antes, y el calor se hace menos acentuado.

 

Aún siendo de esas personas que disfrutan del invierno, se proyectan en nuestro pensamiento esas sensaciones de noches frías y lluviosas, de días oscuros. Notamos como el atardecer llega antes y en el estómago empezamos a sentir ese pequeño pellizco de desazón, porque todo esto, de  alguna manera nos recuerda la caída de las hojas de los árboles, la tristeza de las ramas desnudas, la sensación de destrucción, del final de los procesos, de la muerte.

 

Es algo normal, algo que le pasa a muchas personas, y que viene motivado también por cambios de biorritmo y, en consecuencia, de niveles hormonales diferentes.

 

Una buena manera de contrarrestar esta sensación es hacernos conscientes de que la vida, y todo lo que ello implica, es cíclica. Que donde ahora “sentimos” muerte y soledad, no hay sino regeneración, y vida en su interior, vida pura y concentrada, lista para comenzar un nuevo ciclo.

 

De igual manera, muchas personas viene de la época de vacaciones y comienzan un nuevo ciclo laboral, las personas con familias y descendencia ven comenzar un nuevo año escolar, con todos los cambios que ello implica a nivel general.

 

Convirtamos estos momentos en momentos de generación de proyectos personales, usemos el efecto “fénix” a nuestro favor, y veamos un escenario de oportunidades. El momento para iniciar ese proyecto que teníamos rondando en la cabeza desde hacía ya tiempo, momento para hacer reset a alguna situación con la que realmente no estábamos gusto, momento para replantearnos si queremos huir de la rutina y tal vez salir de la zona de confort.

 

Salvo la muerte real, todo lo demás son situaciones en las que podemos indagar en nuestro interior, aceptar los cambios y crecer, creando el presente y el futuro en el que queremos vivir.  

 

Sígueme en mi cuenta oficial de MOOVZ, la red social LGBT.

 

 

 

 

*fotografias de pixabay