REFLEXIÓN: Michael Jackson, el depredador más famoso del mundo.

Compartido

Ayer vi el estreno de Leaving Neverland, el polémico documental de HBO, que relata los supuestos abusos sexuales a menores de edad por parte de Michael Jackson. La historia del documental no trata de Jackson; de hecho, se centra en dos personajes principales y sus familiares.

Las víctimas, Wade Robson y Jimmy Safechuck, dos adultos que fueron bien conocidos en el mundo del entretenimiento por seguir los pasos de Jackson cuando eran apenas unos niños. Si buscan a Wade en Google se darán cuenta que es un importante coreógrafo, responsable del éxito de celebridades como el grupo noventero NSYNC y la princesa del pop, Britney Spears.  Safechuck por su parte, alejado del medio de una manera u otra, decidió declarar los abusos cometidos en su contra por la misma razón que Wade Robson; los dos se encuentran el día de hoy en una relación estable con sus respectivas esposas, y además, ya tienen hijos; los cuales se convertirían en la razón más fuerte para hablar de los abusos, después de imaginar las manos de Jackson sobre sus descendientes, entre ataques de ira, ansiedad y pánico.

Cuatro horas fueron suficientes para hablar de los terribles actos cometidos por Michael Jackson en contra de niños que tenían entre 7 y 14 años. El Rey del Pop seguía un patrón que ni siquiera los medios captaron en aquel entonces; Michael siempre tenía un niño favorito al cual protegía y lo llevaba como su fiel acompañante en sus tours. Los años pasaron, y entre las filas de los apadrinados de Jackson, vimos pasar una cara famosa; la de Macaulay Culkin, y otros tantos rostros anónimos que se transformarían en conocidos por las razones incorrectas.

Las víctimas ligadas al documental testificaron a favor de Michael Jackson en los dos juicios que tuvo el cantante por abuso de menores, haciendo callar la verdad de dos niños en los noventas y a principios del nuevo milenio ¿Se arrepienten? Sí, y lo dejan claro en cada una de las escenas del documental.

Los abusos cometidos por Michael nunca fueron violentos, todo lo contrario. Según los testimonios de Wade y Jimmy, Jackson siempre los trató con respeto, aunque ellos no entendían lo que estaba sucediendo porque simplemente su nivel de madurez era un gran impedimento para tener los ojos bien abiertos.

Jackson los inició en la masturbación, el sexo oral, entre besos y caricias, a los 7 años de edad, en cada uno de los rincones de Neverland. Incluso tuvo una ceremonia e intercambio de votos con una de las víctimas, y a veces, los actos sexuales se daban cuando los padres de Wade o Jimmy, estaban a una habitación de distancia.

He escuchado historias donde algunas personas inician su vida sexual a muy temprana edad, con un amigo de la infancia o con alguien un poco mayor, entre toqueteos o besos, pero estos casos no se comparan con el caso de Michael Jackson, quien a sus 30s interrumpió la inocencia de varios pequeños que acababan de cumplir 7 años de edad.

Los abusos empezaron en la infancia de las victimas y terminaron en la pubertad-adolescencia. Sorprendente pero cierto, ya como adultos, Wade y Jimmy defendieron el honor de Michael sin decir una sola palabra a sus esposas o familias, y se reunieron con él en otras ocasiones, hasta que un día, la bomba explotó.

Los padres de las dos víctimas han tenido destinos insólitos que sólo entenderán si ven las 4 horas de Leaving Neverland. Según mis cálculos, después de ver este escalofriante documental, no queda duda, Michael Jackson fue el depredador más famoso del mundo, y seguimos sin creer la mitad de la historia.

Al final del día, cada uno de los involucrados tiene su verdad, y Michael no está aquí para defenderse, pero por ahora, podemos asegurar que el documental de HBO fue convincente y doloroso ¿Te gustaría ver Leaving Neverland?