REFLEXIÓN: “No soy tan masculino y no me importa que mi novio lo sea”.

Compartido

En la comunidad gay la masculinidad es uno de los principales tabús, y una de las características que primero se exigen para pasar tiempo con otro hombre, ya sea en una cita o sólo en la cama. En gustos se rompen géneros, y estoy seguro que habrá quienes escojan a sus hombres más femeninos que masculinos, pero les contaré de mi experiencia personal.

No soy el hombre más masculino del mundo, aunque tampoco ando por la vida con una estola de plumas en el cuello, y mi concepto de masculino es un poco diferente al que generalmente usamos la gente gay. Algunos de mis novios han usado glitter en la cara para salir a una fiesta Queer, o ropa un tanto femenina, y a mí no me importa, creo que incluso me gusta.

Lo que me encanta no es que sean femeninos o masculinos, es que sean ellos mismos; que puedan usar un par de aretes con una barba bien tupida, y que en la cama se desenvuelvan en el papel que necesiten; me gusta que mis pasivos sean bien pasivos, y mis activos sean un tanto dominantes.

He estado pensando tanto en los conceptos de masculinidad y femineidad que nos hemos hecho nosotros mismos, y la discriminación que nos hacemos unos a los otros por nuestra personalidad, profesión, posición socioeconómica, físico o nuestro nivel de hombría.

El otro día hablé con un amigo acerca de la negativa que tiene la comunidad gay hacia los maquillistas o estilistas sólo por su profesión, cuando estoy seguro que debe haber miles de hombres que se dediquen a esto y sean más “machos” de lo que todos aseguran, pero el tabú está y seguirá estando por el siglo de los siglos, simplemente porque así nos formamos como personas gay.

Vamos a recordar que un verdadero hombre es aquel que se porta como tal; el que es generoso, humano, talentoso, amoroso y te protege ante cualquier adversidad. Lo digo, y lo expreso con mucho orgullo; no soy el más masculino, y tampoco me importa que mi novio lo sea.

Reflexionemos un poco en los conceptos que nos sirven y en los que deberíamos desechar, para bien de nuestra propia comunidad.

Cuéntame tu opinión en mi cuenta de 👉  MOOVZ, y únete a la comunidad gay más grande del mundo.