REFLEXIÓN: Tuve sexo con él por una app de ligue y nos enamoramos.

Compartido

Ya saben lo que dicen de las aplicaciones de ligue, y también saben lo que dicen del sexo casual. He estado poco en las apps para encontrar encuentros, sin cerrarme a nada, porque nunca sabes lo que puedes encontrar en el rincón más oscuro de un lugar que no habita en tu mente.

En las aplicaciones de ligue, he visto tantos comentarios relacionados a que es imposible encontrar el amor ahí mismo, incluso he visto perfiles con leyendas como “Buscando el amor en los lugares más extraños” o “Mientras llega el hombre de mi vida, estoy aquí buscando diversión”… Pero, ¿qué haces si llega en un momento inesperado?

Para mí, que no soy tan bueno en el amor, pero que sigo siendo un gran romántico, estas apps de ligue me han servido para tener citas, encuentros casuales y hasta novio, pero el amor mediante estos lugares tabús para la comunidad gay, lo encontré hace poco. Mientras me encontraba viajando en España, quise conocer a algún hombre que me mostrara la ciudad, y resulta que me topé con uno que me enseñó mucho más que eso.

Tuvimos sexo tres veces en nuestro primer encuentro, en medio de cada round, nacía una plática tan interesante como el sexo mismo. La conexión estaba ahí, pero yo tendría sólo 3 días para conocer a tan interesante espécimen, que me hablaba de sus sueños y sus anhelos como ningún otro hombre me había hablado. Él me dejaba expresarme con palabras y también con caricias, y la comunicación fluyó como pocas veces sucede en nuestros tiempos de vida.

El segundo, tercer y cuarto día, antes de regresar a mi país, sucedió lo que pensé que pasaría; se prendió una llamita dentro de nosotros y una curiosidad tremenda que no pudimos ocultar, aunque sabíamos que nuestro encuentro estaba a punto de terminar. Después de unos días, aunque él aseguró no ser fan del contacto por medio de la tecnología, los dos hicimos lo nuestro, y fue tanto el fuego en la habitación que nos vimos nuevamente después de dos meses, y esta vez, vivimos juntos durante un buen tiempo, sólo para ver cómo se daban las cosas.

Me enamoré, y cuando sus amigos o los míos preguntaban dónde nos habíamos conocido, hicimos una historia un tanto chistosa; dijimos que nos tropezamos en una librería y nos ayudamos mutuamente a levantar los libros del piso. Estoy seguro que la historia era tan hecha en Hollywood, que nadie la creyó, pero el sentimiento quedó claro entre nosotros, y con las personas que nos rodeaban.

Independientemente de si estamos juntos ahora o no, puedo decir que es una de las historias que quedarán para la eternidad, aunque el futuro pueda parecer incierto, tal vez algún día le cuente a otra generación lo que fue enamorarme en una app.

No es lógico, no es lo más optimo, pero tampoco es imposible ¿Por qué le ponemos tantos obstáculos al amor? ¿Te has enamorado alguna vez por una app?

Cuéntame tu opinión en mi cuenta de 👉  MOOVZ, y únete a la comunidad gay más grande del mundo.