REFLEXIÓN: Una persona con amor propio, no mendiga amor.

Compartido

Es mucho lo que se ha dicho en torno a este tema, y, aun así, continúa siendo uno de los puntos neurálgicos de la humanidad.

El amor propio se refiere a la valoración que cada persona tiene de sí misma; donde el amor, la aceptación, la compasión, el respeto, el aprecio y el reconocimiento, convergen en un único sitio: dentro de nosotros. trágicamente se nos dificulta de manera épica, conectar con esta fuente interna que es de donde se deriva todo lo demás y es por ello que tenemos tantas dificultades para experimentar la sensación de bienestar que tanto anhelamos.

Sé que posiblemente sonará trillado de mi parte, pero, todo proceso de sanación emocional comienza con la toma de consciencia sobre nosotros mismos; quienes somos, qué queremos, como pensamos, como nos sentimos, qué damos, qué queremos recibir, qué nos sucede y qué hacemos con eso que nos sucede, son incógnitas esenciales a despejar, para poder dar un paso adelante y evolucionar.

Ser consciente de quien eres, aceptarte completamente con todas sus consecuencias, te llevará al comienzo de la relación amorosa más importante de tu vida ¡La tuya contigo mismx! Es en esta relación donde está la clave de todo lo demás, ya que una persona que se ama profundamente difícilmente será abatida por circunstancias externas.

Obviamente, habrá momentos de tristeza, de angustia, de rabia etc. Pues claro ¡ésta es una muestra ineludible de que estamos vivos! Pero, una persona que se ama, no mendigará el amor de otra persona, no sufrirá porque alguien más no lo quiera, no sentirá desespero ante la soledad, no se desmotivará fácilmente, no sucumbirá ante las presiones absurdas del entorno, no se desviara de sus propósitos y siempre se levantará en sus propios pies ante la adversidad. ¿Hay algo más hermoso que esto?

La gran mayoría de las personas, sobrevaloran el amor romántico, sobreponen el ideal de una relación de pareja por encima de todo, incluso por encima de sí mismos. ¡esto es desastroso! Frases como: No puedo dejar de amarlx, él lo es todo en mi vida, sin ella me voy a morir; entre otro centenar infinito más. es una expresión dramática, gris, triste, vomitiva y ¡absurda por demás! En el mismo instante en el que algo o alguien está por encima de tu amor propio, la ecuación no anda bien. Es por eso que vemos tantas personas que van por la vida con una actitud enfermiza, sin darse cuenta que están perdiendo momentos valiosos, sumergidos en pensamientos destructivos y sin sentido. Cuando ese tiempo deberían invertirlo en amarse, reinventarse y vivir cada experiencia con gratitud y alegría de estar vivos.  

Construir una autoestima sana solo amerita de un paso: DECIDIRLO, la disciplina del amor propio es sencilla, es cuestión de convertirla en un hábito más de los miles que tenemos; los pasos para comenzar son sencillos:

  • Respeta tus emociones y pensamientos, estos forman parte de lo que eres como ser humano.
  • Atiende todas tus necesidades, especialmente las emocionales, si requieres compañía, afecto, atención, ¡pídela! No temas, todas las personas sentimos esa necesidad.
  • Cuida tu alimentación, tu cerebro requiere nutrición adecuada para poder funcionar sanamente.
  • Abandona el drama, acepta que en la vida hay situaciones agradables y otras no tanto.
  • Cuida lo que consume tu mente, si el contenido que lees, ves y escuchas es violento, depresivo o vacío, no estas ayudando a generar pensamientos más positivos que te mantengan en paz contigo y con tu entorno.
  • Lee, la lectura es el ejercicio del cerebro. Busca textos que te dejen un aprendizaje, herramientas para funcionar mejor, hay muchos en el mercado, solo ve y elige uno que te llame la atención (autoayuda, metafísica, pensamiento positivo, etc)
  • En un hobby, que sea una actividad que realices solo por placer y dedícale unos minutos a la semana (sembrar, artesanía, pintura, repostería etc)
  • Aprende cosas nuevas, toma cursos o tutoriales, te sentirás mejor al darte cuenta que tienes algunas habilidades escondidas.
  • Y por último, siempre tenemos la asesoría personal, si sientes que tu situación te supera o que no sabes cómo salir de aquello que te afecta, busca apoyo (nunca está demás)

Nada es tan difícil, como para no intentarlo.

Por Juan Carlos Viera