Lucha contra la homofobia: Reseña de Etiqueta no rigurosa.

Compartido

El día de la boda, lleno de luz y felicidad, el cual tantas personas anhelan compartir con el amor de sus vidas, vela los sueños de una pareja en Mexicali, Baja California. Dos enamorados se comprometen a hacer un pacto que durará por una eternidad. Pero aunque obtener el documento legal que les otorga la unión parecería bastante fácil, resulta ser la batalla más difícil de sus vidas debido a un pequeño detalle: la pareja está compuesta por dos hombres.

Un amor de más de una década es colocado al centro de una zona de guerra legal.

Aparentemente, el sueño del matrimonio solamente se les concede a las parejas cuyo amor es considerado válido por el gobierno. El vínculo entre Víctor y Fernando es invalidado por las autoridades debido a la discriminación de orientación sexual. Somos testigos del número de maneras en la que el gobierno municipal de Mexicali intenta impedir la unión de estos hombres, desde fingir fechas llenas para el procedimiento, hasta llevar a cabo una falsa amenaza de bomba en el edificio. Nos damos cuenta que el gobierno hará todo lo que esté en su poder, legal o ilegal, para desacreditar el matrimonio entre Víctor y Fernando y, en el proceso, cuestionar su humanidad.

El vínculo entre Víctor y Fernando es invalidado por las autoridades.

El vínculo entre Víctor y Fernando es invalidado por las autoridades.

La travesía hacia el matrimonio que esta pareja comienza es solitaria y una gran lucha contra la corriente, pero con el paso del tiempo y con la creciente cobertura mediática de su lucha por el respeto de sus derechos, también crece su red de apoyo. A los 20 minutos del documental nos emocionamos junto con Víctor, Fernando y su abogado, José Luis Márquez, cuando completan los requisitos y reciben una fecha para su boda. Pensamos que la ley está del lado de la justicia y la pareja podrá casarse, pero nos damos cuenta de que aún queda más de una hora del documental y esta historia no acabará en un ‘felices para siempre’ al minuto 20. Y así comienza la batalla cuesta arriba de dos hombres luchando por hacer valer sus derechos en una sociedad homofóbica y corrupta.

Con el paso del tiempo, después de fecha de boda tras fecha de boda anulada, el entusiasmo de los comprometidos parece disminuir. Pero cada vez que uno de los dos piensa en darse por vencido o en ceder sus esfuerzos, el otro le recuerda por qué siguen luchando: por los derechos de todas la parejas marginadas en esta sociedad. Se dan cuenta de que su lucha ya no es para ellos, sino que los ha superado y se ha convertido en un acto de resistencia contra los sistemas que siguen invalidando la existencia y humanidad de las personas discriminadas por su orientación sexual o género.

Hacen valer sus derechos en una sociedad homofóbica y corrupta.

Hacen valer sus derechos en una sociedad homofóbica y corrupta.

Después de un largo proceso, lleno de obstáculos y esperanza, que culmina en una manifestación pacifica -Mexicali contra la homofobia, en la que una multitud de personas marcharon por la igualdad y la justicia-, Fernando y Víctor vencen el sistema corrupto y discriminatorio del gobierno municipal de Mexicali y logran obtener su unión legal. Los amargos recuerdos de las casi bodas son borrados por los arrolladores sentimientos de justicia y solidaridad que los envuelven. Nos recuerdan, con un último adiós: “cualquier ciudadano puede hacer valer sus derechos como lo hicimos nosotros”.