¿Te gusta el sexo oral? Anda, ¡a mi también!

Compartido

¿Tú comes pollas? Anda, ¡yo también! Ten presente que podrías pillar una ETS, y que eso no es el fin del mundo.

 .

Yo tuve clamidia una vez. “Pero ¿cómo dices eso en público, maricón? Esas cosas no se cuentan…” y yo pregunto, “¿por qué no?”

Empecemos con lo siguiente: ¿Qué es la clamidia? La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual común. Se puede contraer clamidia durante el sexo oral, vaginal o anal con alguien quien ya tiene la infección. En general, la clamidia no presenta síntomas, pero ésta puede producir dolores o ardores. Generalmente se trata con antibióticos de una sola dosis y se debe esperar 7 días para volver a tener sexo, o a veces se toma medicamento durante los 7 días completos. Para más información técnica, puedes visitar esta página web.

 

 

“Ah, pero yo siempre uso condón, así que es imposible que me infecte.”

Muy bien, amigo, pero… ¿te pones condón para una mamada? Vamos a ser sinceros, casi nadie pone condón para una mamada. No está mal, pero todavía hay un riesgo de contagio. De hecho, en Estados Unidos hubo casi 500 casos de infección por 100,000 personas, o 1 de cada 200, en el 2015 y es más común entre los jóvenes, las mujeres, y los hombres que mantienen sexo con hombres (o sea, nosotros).

 

 

“Pero si yo me acuesto con gente normal, a mí no me va a pasar nada”

¿Y quién te dijo que contraer clamidia no es de gente “normal”? Como comenté antes, yo la tuve una vez, y la persona que me la transmitió es un chico “normal”, trabajador, y – hay que decirlo – guapísimo. Además, él tuvo el valor de decírmelo, porque a él le produjo síntomas.

 

 

“Pues habérselo echado en cara, por guarro, será que se acostaba con mil chicos, ¿no?”

Pues no. Ni yo tampoco – yo en ese momento mantenía relaciones sexuales con unos tres chicos más. Además, yo hice lo mismo que él – decidí contárselo a los chicos a los que podría habérsela transmitido. Uno de ellos me dijo “muchísimas gracias por decírmelo, vaya putada, me haré las pruebas para saber si lo tengo o no”… y ya está. Desafortunadamente, el otro chico no se lo tomó tan bien.

 

 

Es que yo me cuido muchísimo la salud, ¿cómo me has expuesto a esto?”

Cuidarse la salud, como una persona sexualmente activa sin pareja monogámica, se puede entender de muchas formas. En un mundo ideal, todo el mundo se pondría condón hasta para que se la coman, pero todos sabemos que no es así. Cuidarse la salud en este caso es protegerse ante el VIH y otras ETS, estar atento ante los síntomas de las ETS como la clamidia y la gonorrea, y hacerse pruebas rutinarias (entre cada 3 meses y cada año) para saber si tienes una ETS asintomática. Pero vamos a ver la otra parte de esta frase: “¿cómo me has expuesto a esto? Si tú decides practicar sexo oral sin condón, como casi todos los chicos sexualmente activos, tú mismo tienes que aceptar que hay riesgo de contraer una ETS, y aceptar la responsabilidad de cuidar tu salud. Yo soy como tú, y tú eres como yo, no hay que culpar a nadie.

 

 

“En la vida se lo diría a mis ligues, qué vergüenza.”

Venga ya, ¿a qué viene tanto tabú sobre el tema? Vale, admito que decirle a alguien que puedes haberle transmitido clamidia u otra ETS no es nada fácil, pero, ¿qué harías si no? ¿Te lo callas y dejas que esa persona la siga transmitiendo a sus parejas sexuales? Ahí precisamente está el problema que genera el tabú. Una de doscientas personas en cada año no es poco, y ¿por qué este número es tan alto? Pues por el tabú, y la vergüenza. Porque si todo el mundo contase a sus parejas sexuales que han tenido una ETS como clamidia, los niveles bajarían, y muchísimo. Además, hay tres cosas que tener en cuenta: la primera, que tú hiciste lo mismo que ellos, así que sois iguales; la segunda, que alguien te lo ha tenido que pasar, y podría precisamente ser la persona a la que evitas contar que has tenido una ETS; y la tercera, que te puedes volver a infectar, así que te conviene contarlo.

 

 

“¿Y se me lo echa en cara?”

Pues te lo echa en cara, qué quieres que te diga. Sin embargo, tú puedes estar tranquilo sabiendo que has hecho lo correcto. Esa persona tiene que madurar y aceptar que hay cosas en el mundo como las ETS, y no hablar sobre ellas las convierte en un problema mucho mayor que lo que realmente son – como la clamidia, que al final del día es una bacteria que se transmite por el sexo y se trata con antibióticos de una toma (o de un máximo de 7 días) y es peligrosa solo en el caso de no ser tratada. Mencioné antes que cuando tuve clamidia, se lo tuve que contar a dos chicos. Uno de ellos no solo se lo tomó mal, sino que también habló mal de mí, pero ¿me importó? No, yo me quedé totalmente tranquilo sabiendo que había hecho lo correcto.

 

 

“Entonces, ¿cómo me protejo ante la clamidia (u otra ETS)?

La única manera de protegerte totalmente sería nunca manteniendo sexo oral sin condón, pero eso no lo vas a hacer, ¿verdad? La otra manera es estar en una relación monogámica (cerrada: pero si no es tu caso, te propongo lo siguiente:

 

  • Mantén el sexo seguro. Usa condón para la penetración, o si te estás tomando PrEP como protección ante el VIH, sigue las indicaciones de tu médico.
  • Hazte pruebas rutinarias. Las recomendaciones varían, entre cada 3 meses y cada año. Personalmente, me las hago cada 6 meses.
  • Estate atento ante los síntomas de las ETS. Si detectas alguno, ve a hacerte las pruebas y evita tener sexo hasta saber qué tienes. Puedes encontrar algunos síntomas en esta página.
  • Si alguien te cuenta que puede haberte transmitido una ETS, no se lo eches en cara, sé maduro, agradece su confianza y ve a hacerte las pruebas.
  • Sé abierto y no te preocupes por los tabúes. Si tienes una ETS, no te comas la cabeza: comunícaselo a tus parejas sexuales recientes. No hace falta que te culpes de nada.
  • Disfruta del sexo, con cabeza. Quien haya leído mi artículo sobre mi relación abierta, sabrá que apoyo totalmente el sexo como fuente de placer, y creo que es algo que todo el mundo debería tener el hecho de disfrutar.

 

¿Tú has tenido una ETS? ¿Fue fácil contárselo a tus parejas sexuales, o no lo hiciste?

Conéctate a Moovz, y entra en #playsafe, el espacio ideal para hablar sobre el sexo seguro entre los hombres que mantienen sexo con hombres.

 

 

 

También te invito a leer 👉  7 Razones por las cuales no debes temerle al VIH

join moovz