REFLEXIÓN: ¿Por qué quieres tener novio en San Valentín?

Compartido

Durante mi vida, casi ningún San Valentín ha sido como esperaba. Por una u otra circunstancia, sin importar si estaba saliendo con alguien, tenía novio o estaba totalmente soltero, mi 14 de febrero siempre resultaba en un fracaso inminente. No sé si yo era el causante por mis altas expectativas, o si el destino tenía otros planes para mí, pero mientras fui creciendo, descubrí que esta fecha realmente afecta a muchos de nosotros sin que tengamos un motivo adecuado.

Muchos de mis amigos sufren la llegada de San Valentín porque están solos, y mis conocidos que sí tienen con quien pasar este día, la pasan mal por el estrés que representa preparar una sorpresa ideal para sus parejas. He visto que los solteros llegan a insultar los corazones que ven colgados en la calle, y de sus bocas han salido oraciones como: “Ojalá que tuviera un novio para pasar esta noche”, pero ¿se han puesto a pensar que una relación no es un simple accesorio que usar un día? Es más, el tener novio no te da la seguridad de que festejarás el 14 de febrero, porque puede ser que tu pareja trabaje ese día, se atore en el tráfico, tenga que salir de viaje, o se le presenten otros contratiempos.

san valentín lgbt

Entonces, ¿cuándo empezaremos a tomar el amor como una parte de nuestra vida y no como una simple circunstancia? Tal vez ese día llegue cuando la mercadotecnia deje de envolvernos en su hechizo. Digamos que San Valentín es como Navidad, porque el que no tiene familia en Navidad, es un fracaso para la sociedad, o por lo menos, la mayoría así lo ve ¿Les ha pasado que no tienen cena de Navidad, y alguien los invita a su fiesta usando un tono piadoso?

Lo peor del caso es que los corazones en color rojo están tan presentes que se nos olvida que el 14 de febrero se festeja el amor y la amistad, y si logro entender bien, uno puede sentir amor por su familia, su pareja, su mascota, sus amigos, etc. Así que podríamos agradecer por cada uno de esos seres que llenan nuestra vida de alegría todo el año, y si aún con todo eso, prefieres ser el Grinch de cupido, pues no pasa nada, porque sólo será porun día. Recuerda que cuando las almas se tienen que encontrar, el destino acerca los mundos, borra la distancia, une los caminos y desafía lo imposible.

Descubre más contenido como éste y sígueme en mi perfil de Moovz.

 

 

 

join moovz