Tribunal de EU le da la razón al pastelero que se negó a atender a pareja gay.

Compartido

Charlie Craig y David Mullins, encargaron un pastel para su boda en una pequeña pastelería de Lakewood, Colorado, llamada Masterpiece CakeShop, pero el dueño (Jack Phillips) se negó a atenderlos porque según él “no elabora pasteles para parejas gays”. La pareja se fue a los tribunales ya que les pareció una decisión discriminatoria, pero el Tribunal de EU dio el fallo a favor del pastelero, ya que el demandado dijo tener motivos religiosos para no hacer el pastel de una boda gay.

El juez Anthony Kennedy dio el fallo porque “crear una tarta de bodas para una pareja del mismo sexo para un cristiano, sería equivalente a participar en una celebración contraria a sus creencias más profundas”.

Tenemos que decir que lo preocupante de este caso, además del acto obvio de discriminación, son los comentarios que se han visto en redes sociales en apoyo al pastelero, donde algunos usuarios opinan que los comerciantes tienen la libertad de elegir a quién atienden, pero entonces, debemos preguntarnos ¿Está bien rechazar darle un servicio a alguien por raza, religión, género o creencias?

Cuéntenme y únanse a MOOVZ, la red LGBT+ más grande del mundo.