Violencia, un miedo a lo diferente

Compartido

Decía Mahatma Gandhi: “La violencia es el miedo a los ideales de los demás”

Que peligroso y atrevido es el miedo, es un sentimiento muy poderoso e instintivo que todos nosotros experimentamos hacia lo desconocido (aunque también es cierto que algunas personas tienen un don especial para sobrellevarlo).

 

El miedo en sí no es malo, tiene un origen evolutivo muy evidente y muy útil: la autoprotección. Durante muchos millones de años ese miedo nos ha servido para estar prevenidos contra los peligros que nos acechaban en nuestro entorno. Aún en la actualidad no es muy recomendable ser confiado al cien por cien, pues hay personas que lo podría utilizar en nuestra contra; pero, hay que saber encontrar el punto intermedio, el límite en el que esa protección no se vuelva en contra nuestra.

 

Somos seres sociales, y como tales, vivimos en sociedad y nos relacionamos según unas normas que incorporamos de manera natural. Y no me refiero a las leyes escritas actuales, más bien quisiera que nos imagináramos la época en la que éramos sociedades tribales muy parecidas a las comunidades de primates de la actualidad; es en ese contexto cuando visualizamos como somos seres sociales y como nuestra supervivencia se basa en la confianza entre unos miembros y los demás.

 

Por fortuna hoy día tenemos la ventaja de saber proyectarnos en “el otro”, y empatizar con él. Los que nos ayuda a detectar cuando hay una amenaza real y cuando es sólo una sospecha infundada. Para ello hay que tener la mente clara y despejada, libre de prejuicios; es entonces cuando podremos ver la realidad con claridad.

 

No dejes que el miedo a lo desconocido te impida conocer personas excepcionales. Acepta otras culturas, por extrañas que te parezcan sus costumbres, porque de todas ellas puedes aprender cosas interesantes. Ten presente que todas y cada una de las personas del planeta tiene algo en común, somos parte de la humanidad, y como tal, tenemos sentimientos similares, nos gusta que nos comprendan, sentirnos seguros, que nuestros familiares y amigos tengan éxito, etc.

 

Tienes la fuerza para ponerte por encima del miedo; empatiza con aquel que no actúa como tú; trata de comprender, respetar y tolerar, y verás como la actitud pacífica ante la vida aparecerá en ti de manera natural 😉

 

¡Sigue mi perfil en Moovz!