El morbo por los treinTONES, cuarenTONES, cincuenTONES

Compartido

Momento de confesiones:

Reconozco que la frescura siempre tendrá un particular encanto, pero hoy empiezan a gustarme más los TONES barbones maduros, los tipos fornidos como dice mi abuela. Hoy todo se ve más por el internet y nos encanta porque hay mucho menos censura que en la televisión, prestamos más atención a los celulares que a los espectaculares del periférico, por lo mismo, empezamos a reaccionar de manera distinta y nos inquietan cosas diferentes, necesitamos más para morbosearnos. Hoy necesitamos algo más explícito, más real. Hoy se encuentra a la baja la falsa moral y a la alza el porno.

La pornografía dejó de ser algo vergonzoso y mal visto para convertirse en un maravilloso pasatiempo recreativo y relajante. ¿Será el porno de hoy el equivalente a nuestras caricaturas de los 80´s? Yo creo que sí por dos razones:

  1. Nos entretiene y podemos verlo con amigos (Ups).
  2. Sabemos que no todo lo que vemos y disfrutamos ahí existe en la vida real. Porque déjenme les digo que ni los príncipes azules de las caricaturas se encuentran a la vuelta de la esquina, ni las cosotas con las que se juega en el porno se dan en maceta. Así que no exijan tanto.

Regreso al tema del inicio, hoy me atraen más los cuerpos y rostros maduros. Eso sí, cuidados. Esos tipos que destilan sexo cuando los descubres caminando por la calle trajeados o vestidos de forma más causal, pero dejando ver sus bien formados músculos debajo de la camisa y los pantalones. ¿O qué tal cuando los descubres entre los pasillos del supermercado mientras van escogiendo lo que van a cenarse esa noche…?

Hoy mi debilidad son los TONES, los 30-tones, 40-tones, 50-tones. Nos pueden encontrar en muchas presentaciones: desde el sexoso cara de malo, hasta el cachondo y tranquilo que derrama miel a su paso. De esos que todos quieren para marido. Ja, ja.

Quizás sólo sea que al fin estoy sintiéndome cómodo con mi edad y por lo mismo empiezo a sentirme atraído por gente similar. De ser así, creo que ya tengo una cosa menos de qué preocuparme.

Ahora, en esta vida todo es un intercambio. Así que de vez en cuando uno tiene que dar experiencia a cambio de frescura. Es la única forma en que nos emparejamos, aprendemos y gozamos. ¿O no? Ja, ja.

¿A ustedes les gustan más chicos o más grandes?

Déjenme en mi perfil de Moovz  sus comentarios y platicamos.

Los invito también a seguir mi blog http://salvadornuñez.com